Consigue un 11% de descuento en tu primera compra y una visualización relajante

Qué es importante a la hora de ir a terapia

¿Qué es lo importante a la hora de ir a terapia?

Parece tabú ir al psicólogo y sin embargo entre psicólogos ir a terapia es de lo más normal del mundo. Es el mejor curso de especialización que podemos hacer y nos hace mejor terapeutas. Todas las personas tenemos nuestras “cositas” y el trabajárnoslas nos permite estar delante del otro de la forma más neutra posible.

Para mí ir a terapia es como hacer un máster en ti mismo. Una ayuda que te enseña tus recursos y que permite que crezcas y te expandas.

Las personas suelen acudir a terapia por dos motivos. O desde que recuerdan tienen síntomas y dificultades o bien la situación actual que les está tocando vivir les está resultando difícil de manejar.

Ahora mismo hay muchísima oferta de psicólogos, y es posible que te cueste decidirte.

“¿Qué es más importante, Mónica?” me preguntan amigas que se animan a ir por primera vez.

Cuando yo fui paciente, tuve que valorar la corriente y técnicas que utilizaba el terapeuta y el precio de sus sesiones. Sin embargo, lo que es definitivo no es ni el precio ni lo superformado que esté el profesional. Lo más importante es el vínculo que vas a establecer con tu psicólogo.

El vínculo es sanador. En el vínculo aparecen patrones que repites fuera con otras personas y el terapeuta hace de figura reparadora. Por eso es muy importante la transferencia, es decir, lo que te despierta tu psicólogo. En otras palabras ¿te cae bien? ¿Te sientes a gusto? Las primeras sesiones son definitivas para poder determinar esto.

Hay veces que lo que sientes es tan incómodo que te va a resultar difícil trabajar con ese terapeuta, pues te va a costar abrirte y confiar. Si notas que esto te pasa tienes dos opciones: hablarlo con tu psicólogo (será interesante profundizar en ello) o buscar otro profesional con el que te sientas más cómodo.

Los terapeutas también desarrollamos sensaciones hacia nuestros pacientes, somos humanos. Esto se llama contratransferencia. Por eso cuando los profesionales detectamos que un paciente nos remueve mucho tenemos dos opciones: supervisar con otros compañeros qué nos está pasando o derivar al paciente a otro profesional más adecuado. A lo largo de mi trayectoria profesional he aprendido a elegir con qué personas y problemáticas trabajo mejor y qué tipo de pacientes me cuestan más. Esto es fundamental pues si no podemos ser una figura neutra no podremos hacer del todo bien nuestro trabajo.

Para mi es importante que quede bien claro que la persona tiene que sentirse cómoda, por eso intento dejar claro en la primera sesión que si no se siente agusto que por favor me lo comunique.

Si deseas saber más acerca de mis sesiones pasea por mi web y descubrirás cómo trabajo. Estaré encantada de saludarte si decides ponerte en contacto conmigo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Iniciar chat
1
¡Hola! ¿necesitas ayuda?
Mónica Jiménez Psicología
¡Hola!
¿En qué puedo ayudarte?